De acuerdo a numerosos informes periodísticos difundidos el día de la fecha, el gobierno estaría por comunicar la peor noticia. Un nuevo aumento del 10% en las retenciones a la cadena de soja; la de mayor importancia y potencial de la Argentina.

Esta medida desesperada iría en el sentido contrario de lo que necesita el país: es decir salir de la crisis apuntando al crecimiento de su producción, el agregado de valor y a un desarrollo sustentable de su economía que permita generar más empleos, exportaciones y recursos genuinos a la economía.

Nuestro sector es uno de los más dinámicos y el principal generador de divisas. Gozamos de ventajas comparativas que debemos maximizar, accediendo a las nuevas tecnologías, invirtiendo capital y modernizándonos para estar a la altura de los principales países productores de alimentos y bioenergías. Argentina es uno de los pocos países con excedentes de producción, y capacidad para satisfacer a un mundo que crece. Pero, si queremos ser el Supermercado del Mundo y seguir contribuyendo con la reconstrucción nacional, necesitamos políticas acordes, que nos permitan producir y exportar cada vez más. En este sentido, queremos ponderar la reciente convocatoria del secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, a estas cuatro cadenas, para participar de la Mesa de Competitividad de Cultivos Extensivos, presidida por el presidente Mauricio Macri. Esta Mesa debe asumir un rol protagónico en la definición de políticas que alienten el crecimiento de la producción junto a un mayor valor agregado.Todos los países que prosperan basan sus estrategias en potenciar las exportaciones de sus productos, agregándoles valor y trabajo local. El crecimiento del valor agregado en nuestras cadenas potencia el arraigo y establecimiento de la población en sus lugares de origen, reduciendo las migraciones del pasado y combatiendo la pobreza. No debemos perder de vista que casi un tercio de nuestros compatriotas todavía son pobres y muchos aún no tienen trabajo digno.En el momento en que Argentina decide integrarse al mundo encontramos que los grandes centros de consumo generan políticas aislacionistas y que protegen la industrialización en destino lo que pone en peligro a importantes ramas de la agroindustria; Es fundamental definir políticas que equilibren la cancha de modo que podamos incrementar la participación del agregado de valor en nuestras exportaciones y no suceda lo contrario. Sabemos del enorme esfuerzo que se viene haciendo para abrir nuevos mercados, pero debemos redoblar los esfuerzos para evitar reprimarizar nuestras exportaciones. Para ello promovemos prontas negociaciones bilaterales y del MERCOSUR para firmar acuerdos de libre comercioEs clave que el desarrollo industrial sea acompañado con un trabajo activo para lograr acuerdos económicos y/o sanitarios con terceros países, que nos permitan ubicar nuestros productos y ampliar nuestros destinos. La pelea por conseguir los mercados de mayor poder adquisitivo y los más exigentes en materia de calidad, debe ser dada en todos los frentes, desde nuestras embajadas, agregadurías agrícolas, SENASA y a lo largo de las cadenas de valor. Si no cumplimos con los requisitos de calidad que demandan los consumidores, nuestras posibilidades de acceso a los mercados podrán verse seriamente afectadas. Hay cambios que se vienen propiciando en el sistema regulatorio europeo, que pueden impactar fuertemente sobre las economías de nuestra región. La adopción de criterios de peligro en reemplazo de criterios de evaluación de riesgo sanitario afecta sensiblemente el uso de fitosanitarios. Es clave articular acciones entre los sectores público y privado para consolidar la estrategia de defensa junto a los otros países afectados. En este sentido, queremos destacar el trabajo que se viene realizando en el plano internacional desde Maizall e ISGA. El desarrollo de cosechas más productivas a partir de la ciencia y la tecnología, con la biotecnología como herramienta fundamental, es el único camino para aumentar la producción mundial de alimentos sin incrementar fuertemente la superficie cultivada y al mismo tiempo cuidando el ambiente. Para ello, tenemos que adoptar las tecnologías necesarias para satisfacer la demanda mundial en forma responsable y sostenible.Argentina participa activamente en las negociaciones Mercosur-UE, así como viene gestionando su incorporación a la OCDE. Ambas negociaciones son claves para el desarrollo de nuestras cadenas de valor. En estos organismos de cooperación internacional, el respeto a la propiedad intelectual es un tema central. En este sentido, este año se ha debatido largamente sobre la Ley de semillas y hemos dado un paso trascendente, alcanzando un dictamen en la Comisión de Agricultura. Queremos reconocer la labor de todos los Sres. Diputados, en especial la de su presidente Atilio Benedetti. Lamentablemente los tiempos parlamentarios no alcanzaron para contar con la media sanción. Reiteramos entonces la necesidad de contar con una ley que brinde las condiciones para incentivar la investigación y desarrollo, tanto público como privado, de manera que todos los cultivos cuenten con los mejores programas de mejora genética, lo que resultará en semillas de calidad para el productor argentino.Las Buenas Prácticas Agropecuarias, con las que muchas entidades nos venimos comprometiendo, son un ejemplo de que la Argentina tiene capacidades para establecer programas de trabajo saludables, con menor impacto en los recursos. En este sentido, queda pendiente corregir los problemas que ocasionan las asimetrías entre las regulaciones municipales, provinciales y nacionales, en relación a las aplicaciones de fitosanitarios. Queremos también recalcar la importancia de contar con estadísticas confiables, tanto para la toma de decisiones estratégicas en el sector privado, como para fortalecer el proceso de formulación y evaluación de políticas públicas. Celebramos, en este sentido, la iniciativa del Censo Nacional Agropecuario 2018. También, destacamos la implementación del sistema SISA, que simplifica los trámites que realizan los productores.La Argentina debe retomar un sendero económico donde las inversiones desempeñen un papel central. Esto nos obliga a trabajar sobre los distintos factores que afectan la competitividad de nuestras industrias. Los elevados costos internos dejan a la Argentina en desventaja frente a otros países. Hemos pasado décadas de abandono en la construcción de bienes comunes, sin pensar el largo plazo; un ejemplo de esto es el sistema de transporte. Hoy, valoramos el enorme esfuerzo que se viene realizando para desarrollar un sistema logístico, y la batalla por reducir los costos, que permita el desarrollo sustentable de las zonas más alejadas de los puertos del país. Los impuestos, la evasión impositiva, la inflación y los vaivenes en el tipo de cambio también dañan la competitividad. Exportar no es algo que se haga de un día para otro; nuestras cadenas, para desarrollarse, requieren previsibilidad. Confiamos en que nuestros gobernantes podrán encauzar el devenir económico futuro. Estabilizar la macroeconomía resulta una condición necesaria. Entendemos y compartimos la necesidad de equilibrar las cuentas del estado. Pero, el costo impositivo que hoy tenemos es sofocante y no es sostenible. Apoyamos los dichos del señor presidente de la Nación en Trenque Lauquen en relación a la necesidad de achicar el gasto público nacional, provincial y municipal; y acomodarlo a los recursos con los que contamos. Confiamos en que la aplicación de retenciones a las exportaciones sea una medida de extrema emergencia y que expire en el 2020, dado que su existencia se traduce en una menor productividad y ponen en peligro a toda la agroindustria nacional, que es la única que nos puede ayudar a revertir el deterioro de muchas décadas.El trabajo público-privado es clave para diseñar políticas sustentables y eficaces que den certeza y competitividad a las distintas producciones y permitan agregar valor y promover el desarrollo. Debemos fortalecer las instituciones republicanas, el Estado y las organizaciones de la sociedad. La calidad institucional es el camino más seguro para lograr la inclusión social. Queda mucho por hacer y muchos cambios por decidir y ejecutar. Sigamos trabajando juntos en esta nueva Argentina.

En representación de las Cuatro Cadenas de Valor de la Agroindustria Argentina, Acsoja, Argentrigo, Asagir y Maizar, les agradecemos la compañía y les damos la bienvenida a una nueva edición de nuestro tradicional Encuentro de Cierre de Año.Argentina vivió un hecho excepcional e histórico con la reunión del G 20. Queremos felicitar al Sr. Presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri, por su liderazgo y por haber trabajado denodadamente para lograr consensos, que según lo acontecido en reuniones anteriores eran difíciles de imaginar, que fueron plasmados en el comunicado respaldado por todos los líderes mundiales presentes en la cita. También queremos destacar las reuniones bilaterales gestadas para lograr acuerdos de cooperación e inversión y acceso de productos agroalimentarios a mercados compradores. Las 4 cadenas necesitamos que se recupere el orden multilateral para permitir que existan reglas en el comercio que nos permitan seguir creciendo en exportaciones al mundo.El fortalecimiento de nuestras cadenas de valor es clave para el desarrollo. Somos oferentes de múltiples productos de la agroindustria nacional, que generan inversiones y cientos de miles de puestos de empleo a lo largo y a lo ancho de todo el país. Según el último informe económico de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en conjunto, las cadenas aportarán más de 30 mil de millones de dólares al producto bruto nacional en la campaña 18/19.

En un contexto sumamente difícil para todos los argentinos parece ser que la única alternativa viable es castigar a quienes producen sin pensar en las graves consecuencias que esto implica. La posible sanción del artículo 83 del Proyecto de Ley de Presupuesto que envió el Poder Ejecutivo al Honorable Congreso de la Nación, que faculta al Poder Ejecutivo a aplicar derechos de exportación de hasta el 33%, y los argumentos de algunos gobernadores, son una demostración de que se desconoce y no se tiene en cuenta cómo afectaría ésta situación a las economías regionales y particularmente a los productores más alejados de los puertos.

GRANOS. A la espera de un mercado local con mejores precios.

Cierra un año con tasas de interés muy competitivas para captar la atención de muchos productores que han buscado financiarse hasta que se genere una mejora en el precio de los granos.

“El año 2017 ha tenido una comercialización de la oleaginosa con características diferentes a campañas anteriores”. La apreciación corresponde a Marcelo García, Tesorero de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja), quién explicó que la evolución de la venta de granos ha sido lenta debido a que los precios que fijó el mercado.